Cuentos de la Aldea

“Manus habent et non palpabunt”

30.09.2011 18:00
Todo quedó sellado, aquel hombre nunca supo si bajo tierra dejó sembrado un cuerpo o una aldea. La profundidad de la fosa pretendía atrapar una luz, intentaba esconder una idea. Pobre insensato  que en lodo y mármol agota su vida. No ve que del cuerpo del anciano el sol escapó hace mucho...

“La aldea”.

30.09.2011 17:56
Soy un aldeano y vivo en una aldea, una al norte de aquel lugar frío, donde siempre nieva, una aldea pequeña, pequeña pero bonita. Aquí todos los que me rodean son mis amigos, al menos eso dicen ser, al menos eso trato de ser para ellos. Hola aldeano, ¿Cómo estás? Bien, el tiempo está...

“El Relojero”

10.09.2011 16:53
Durante mucho tiempo en nuestra aldea, todos habían olvidado que el paso del tiempo también era parte de la erosión natural de la existencia. Conocí a personas que aún confiaban ciegamente en el reloj de sol que hicieron construir, en las afueras de sus chozas, en el momento del primer cambio...

La historia de la rueda

10.09.2011 16:52
Érase una rueda, de fino porte, de llanta reluciente, de gomas recién lustradas, con tacos fuertes y sorprendente resistencia ante el aire acumulado por su cámara interior. Sus rayos tenían un vistoso toque dorado y mantenían a esa rueda firme y sin dobleces. Aún recuerda aquella rueda cuando...

La oración del padre.

10.09.2011 16:50
Autor: Yoel Rivero Marín ______________________________________________________ El silencio era abrumador, la majestuosidad del santuario hacía que padre e hija se perdieran dentro de tanto vacío, dentro de esa impactante soledad que los atrapaba. Ambos pedían a Dios, rogaban a Dios, imploraban...

EL VIGILANTE.

10.09.2011 16:48
Todos los días lo veía al pasar. Era temprano, estaba pulcro, vestía siempre todos sus atuendos. El aldeano nunca le dirigió la palabra, lo evitó, nunca permitió que sus caminos coincidieran. Pero su ritual era invariable, siempre estaba ahí, al paso del aldeano. Muchos otros eran consultados por...

El loco le teme a las palabras.

08.09.2011 11:31
Mi aldea amaneció como de costumbre, sin grandes alteraciones, dócil, intensa, llena de gente intensa, pero tranquila. Solo puede percibirse cerca de las cuatro esquinas un pequeño alboroto fuera de lo planificado. Parece que los cuerpos rígidos que asisten a los ancianos no saben nada aún. Solo...
Elementos: 1 - 7 de 7

¿Eres un aldeano? ¿Vives en una aldea?

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario