Antonio Machín. Los angelitos negros viven en Sagua la Grande.

08.09.2011 10:39

Antonio Machín. Los angelitos negros viven en Sagua la Grande.
Entre los más conocidos cantantes cubanos en ibero América se encuentra Machín, su verdadero nombre es Antonio Abad Lugo Machín y nació en esta ciudad el 17 de enero de 1903 fruto del mestizaje entre el gallego José y la mulata Leoncia que hicieron una humilde y prolífera familia de 16 hermanos, pese las exigencias del padre para fuera albañil o conociera algún otro oficio y su oposición a que cantara, el joven mulato insistió y luego de varios intentos de fuga llega a la Habana con apenas 15 años, allí descubre la gran ciudad y comienza a frecuentar bares, clubes nocturnos y cafetines del puerto donde confrontó lo más auténtico de la música y los músicos tradicional, hasta que fue descubierto por Miguel Zaballa quien lo invitó a formar dúo, más tarde integró el famoso Trío Luna y posteriormente es reclutado por la Orquesta de Don Aspiazu agrupación que le abrió las puertas a la radio y a la industria disquera, es decir a la fama, entrando así en el circuito más exclusivo de la música cubana en la capital y en los Estados Unidos, en este país grabó en 1930 con esa orquesta lo que sería el primer disco millonario de la discografía cubana con la pieza El Manicero, de Moisés Simons, a su regreso fundó el cuarteto Machín con el que regresó a RCA Víctor de New York y grabó 60 discos sin abandonar la orquesta.
En 1935 viaja a Europa para establecerse después de una exitosa gira por ese continente con la revista “Canto a los Trópicos”. Residió en París hasta 1939 en que viaja hacia España víspera del estallido de la II Guerra Mundial, allí en difíciles condiciones políticas por el franquismo y por la fuerte competencia artística Machín triunfa cantando boleros morunos, afrorumbas y sones realizando triunfales giras dentro de la península y por toda Europa como solista de su orquesta o como parte de las revistas musicales muy de boga en la época lo que le posibilitó hacer una exitosa carrera discográfica. Dentro de su amplio repertorio sobresalen canciones decisivas de su carrera como Angelitos Negros, Dos Gardenias, Madrecita. Fue un vocalista muy versátil porque recorrió desde la trova, el son y la guaracha, hasta la canción, la balada y el lamento, pero sin dudas fue un sonero natural y un genuino bolerista.
Su vida personal también influyó en su consagración artística pues en 1943 conoció a la bella sevillana María de los Ángeles Rodríguez lo que puso fin a los devaneos amorosos del mulato, más tarde tuvo su única hija Alicia Maria José. Sólo la muerte lo separó del escenario, su última presentación fue en Alcalá de Guadaira una ciudad también rodeada por un río, seis meses después fallece el 4 de agosto de 1977 en Madrid, su muerte conmocionó el mundo de la canción. Es muy común que los artistas cubanos de visita en Sevilla canten criollos sones y viertan aguardiente sobre la tumba de nuestro Machín.