Bernardina Domínguez

08.09.2011 19:14

Nació el 20 de Mayo de 1826 en Cienfuegos, hija de esclavos que vienen con sus dueños a Sagua y desde entonces comienza a recibir en sus brazos los frutos de los amores sagüeros, fue esta mujer la única partera de la Villa por muchos años. Seria, inalterable, inconmovible, fría, alta y fuerte, su labor era caritativa y desinteresada, nunca exigió honorarios por su trabajo. La notable experiencia que alcanzó, hizo que se le permitiera, según lo dispuesto por las leyes de la época, realizar el examen de matrona, siendo reconocida como la comadrona de Sagua la Grande. Es un símbolo de paz, vida y amor.

Llevaba siempre un pañuelo blanco en la cabeza y su libreta de apuntes de nacidos. Fue querida por todos los sagüeros y tuvo el honor de ayudar al Brigadier José Luís Robau a venir al mundo. Perdió el ojo izquierdo producto del glaucoma. Muere el 23 de Septiembre de 1903 en la ciudad de Sagua la Grande.