El orgullo de ser sagüero

15.09.2011 23:03
“Ser sagüero para mí es un orgullo”, así repiten una y otra vez científicos, obreros, campesinos, jóvenes, ancianos, hombres, mujeres, todos con un sentimiento común. La tierra ata, tiene imán. Afirman que esta tierra tiene un abono especial que es capaz de hacer crecer grandes hombres: Albarán, Robau, Lam, Mañach, Machín, Prats, González Mantici.
Hay quienes dicen que fue un toque divino, otros afirman que hay algo extraño que nos hace diferentes y que permite que de este rincón del mundo salga cierta luz que en periódicamente engendre personas iluminadas.
No es un sentimiento chovinista, ni creer que Sagua la Grande es el ombligo del mundo, pero debemos reconocer que es grande no sólo por su nombre, somos sagüeros y ese gentilicio dice mucho de nosotros y por eso lo llevamos como estandarte a donde quiera que vamos.
Así opinan los sagüeros, este es el sentimiento que los innunda, esta es la gente de mi pueblo que siente y vive intensamente su ciudad. Lejos o cerca se sienten hijos de esta tierra y la aman incondicionalmente.