José Eugenio Moré, Conde de Casa Moré.

08.09.2011 11:01

José Eugenio Moré, Conde de Casa Moré.

Nacido en 1807 en el Virreinato de Nueva Granada, se convirtió en una figura que  llegaría a tener una gran influencia en la historia de Sagua la Grande durante la segunda mitad del siglo XIX, José Eugenio Moré,  también conocido como Conde de Casa Moré o simplemente como Conde Moré. Perteneciente a una familia acomodada que se arruina, llega a Santiago de Cuba en el año de 1820 y allí se establece hasta 1833 en que se traslada hacia La Habana donde se vincula a una casa comercial en la cual aprende los secretos del oficio.

En 1855 ha progresado tanto que ya es gerente de su propio negocio, al cual nombra Casa Comercial Moré, Ajuria y Compañía, casándose entonces con la hermana de su principal socio.

En 1856, sus negocios se extienden hasta Sagua la Grande, estableciendo aquí sus oficinas comerciales y comprando los terrenos donde luego construiría su casa. En ese año es elegido Presidente de la Empresa del Ferrocarril que se construye en Sagua.

En 1873, fabrica la majestuosa mansión que llevaría su nombre hasta los días de hoy, dando a la ciudad un toque urbanístico de distinción. Era para esa época propietario de varios ingenios en toda la región central.

Español integrista, fue hasta su muerte, Presidente del Partido Unión Constitucional, recibiendo por su fidelidad a España el título honorífico de Conde de Casa Moré, precisamente en 1878, año en que termina la Guerra de los Diez Años.

El 6 de octubre de 1890 muere en La Habana en su palacio de la Plazuela de las Ursulinas.

 El 2 de febrero de 1894 se inaugura la estatua de mármol de carrara que se le erigiera al frente de la estación ferroviaria. Los gastos corrieron a cargo de la Compañía del Ferrocarril que dirigió hasta su muerte y al concurrido acto asistieron, entre otros, los Marqueses de Pinar del Río y de Apesteguía.

Con el triunfo revolucionario, y en medio del fervor de la época, la estatua del Conde fue sustituida por otra alusiva a los acontecimientos del 9 de Abril y guardada en los patios del ferrocarril hasta 1992 en que se decidió ubicarla en el patio de la que había sido su casa de asiento temporal en Sagua, donde permanece recordando su trayectoria por estas tierras.

A pesar de todos los diversos usos que se le han dado desde su muerte y recibir denominaciones diferentes en ese devenir, siempre será, para todos los sagüeros, la casa del Conde Moré.