La libreta de abastecimiento, análisis de un economista sagüero.

08.09.2011 02:32

Por: MsC. Omar Álvarez.
Un tema medular en el informe central presentado al VI Congreso del PCC por el compañero Raúl fue el de la libreta de abastecimientos.
Pero antes de adentrarnos en el análisis de su situación actual considero necesario hacer un poco de historia que nos ayude a dar luz del porque de tan famosa libreta
La situación de las grandes masas desposeídas al triunfo de la Revolución; descritas magistralmente por Fidel en su alegato histórico “La historia me absolverá”; era crítica, debido en lo fundamental al poco acceso que tenían a las riquezas del país, incluidas sus inequitativas formas de distribución.
Ubíquese usted en la función de gobernante que tiene que repartir los escasos recursos a todos los ciudadanos por igual ¿Cómo lo hace?, ¿Qué método de distribución emplearía?
Es por ello que surge en el año 62 la libreta de abastecimientos que en realidad eran dos una para productos industriales y otra para productos alimenticios aunque incluía otros elementos también como frazada de piso, escobas, detergente, etc.
A favor de la libreta de abastecimientos decir que ayudó a sacar a millones de cubanos de la pobreza, ayudó a lograr la igualdad y la justicia social, en su momento de conjunto con otras formas de distribución ayudó a ejercer la distribución socialista.
Decir también que hasta finales de los años 80 del pasado siglo con lo que distribuían por la libreta de abastecimientos y la industrial se “podía vivir”, es decir satisfacía las necesidades fundamentales de los cubanos en esos momentos.
Por lo anterior considero que el primer acto que debiéramos hacer al eliminar la libreta, es erigirle un “monumento” por ayudar a sostener las conquistas de la Revolución y a lograr una igualdad social nunca vista en Cuba ni en América Latina.
A partir de los años 90 con la crisis económica la libreta entró también en crisis, de hecho la de productos industriales se extinguió sola y casi no nos enteramos y la de productos alimenticios llega al año 2011 sumamente menguada en su oferta, que se reduce hoy en día a:
• Sal
• Arroz
• Frijoles o granos
• Huevos
• Aceite
• Azúcar crudo y refino
• Distribución de cárnicos y dietas
• Leche y yogurt
• Fósforo
• Pastas alimenticias de manera ocasional
• Café
Plantear que lo que lo que durante casi 50 años ayudó a la igualdad social, hoy se convierte en un freno al desarrollo económico del país por varios factores.
Las altas cargas de subsidio estatal que tienen estos productos que hacen que la factura a pagar sea ya insostenible por el presupuesto del estado.
Lo que en su momento contribuyó a la distribución socialista y a la igualdad social hoy lo que hace es distorsionar esos principios, al repartir productos igual para todos sin tener en cuenta su aporte social y mantener un principio de igualitarismo que no se corresponde con la época actual.
Por lo tanto la conclusión es que la libreta de abastecimiento debe desaparecer, pero no puede ser ahora ni de golpe, es opinión de este comentarista que irá desapareciendo de manera paulatina en la medida que el país encuentre formas de distribución para los productos antes mencionados de conjunto con otros cambios en nuestra economía y nuestros salarios que hagan posible distribuirlos sin subsidios
Hoy no hay una solución efectiva para la distribución liberada del arroz, principal producto de la dieta del cubano, estudios plantean que se consumen como promedio 11 libras de arroz por personas y se distribuyen de manera normada 7, que hoy los salario de la mayoría de los cubanos no pueden adquirir sin subsidio cuyos precios oscilarían entre 3.50 y 5 pesos y si en estos momentos se eliminara la libreta los precios de este producto se harían insostenibles ara la mayoría de la población.
Otro producto con una difícil solución en este momento, para hacer liberada su distribución es el azúcar tanto crudo como refino, con precios prohibitivos para la mayoría si son eliminados los subsidios.
Es nuestra opinión que el café, debería distribuirse sin subsidio cuyo precio estaría sobre los 10 pesos el paquete y no tendríamos que volver al poco grato café mezclado y se podría vender de manera liberada.
Otro producto esencial es el aceite, que en su momento tuvo formas liberadas en moneda nacional de distribución, sería aconsejable volver a esas prácticas, que junto a la manteca de cerdo y la distribución de las T.R.D con las futuras transformaciones salariales podría eliminarse de la libreta
Para no ser extensa la exposición este sería a nuestro juicio el camino que le queda por recorrer a la libreta de abastecimientos, una medida de épocas anteriores que debemos eliminar pero que todavía, aunque ya moribunda, le queda un hálito de vida y una función social y económica que cumplir.