LOS QUE SE FUERON Y LOS QUE SE QUEDARON

08.09.2011 02:28

Por: Yoel Rivero Marín.

“Había que tener valor para irse… uno sale de la isla pero lleva los olores, sabores, recuerdos, el sol, las plantas, los dulces…”
José Pardo Llada. (Nació en Sagua la Grande 1923)
Partir, muchos partieron hace 20, 30, 40, 50 años. Unos se fueron a vivir a otros rincones de Cuba, algunos regresaron una y otra vez como al seno materno, en busca siempre de esa esencia vital que sólo en su tierra era posible encontrar. Otros no regresaron nunca más, adoptaron otro gentilicio y dejaron a ese pedacito de sagüero reprimido en su interior. Del país partieron otros, para ser sincero, muchos más. Se diseminaron por todo el planeta como la semilla que busca tierra fértil. Allí formaron familias, acomodaron casas, pero desde lejos vivieron siempre atentos a su hogar, su verdadero hogar. Para un grupo fue un problema político, para otro un conflicto de intereses políticos y económicos, también se fueron estrechando sus lazos familiares. Las causas son muy diversas, tantas como sagüeros existen fuera de Sagua. Se fueron científicos, deportistas, políticos, artistas, personas comunes que soñaron con algo mejor. Para una parte de ellos fue solamente un camino, una decisión en esa búsqueda que tiene todo ser humano en la vida, para otros fue algo transitorio, estaban llenos de esperanzas, que con los años se han convertido en frustración, rencor. El desarraigo abruma, los recuerdos pesan, la distancia cuesta.
Sagua Viva tiene múltiples ejemplos dejados por los sagüeros en facebook:
 

Alejandro Valdes Ojeda: Mi sagua linda , como la extraño y la echo de menos
Celia Hernandez: q bonito mi pueblo
Yineidys Roque: que bellaaaaaaa......hasta yo le echo de menos alejandro....
Darwing Lopez Cabrera: uno aunque este fuera de cuba añora las calles por las cuales corrio a veces se le aguan los ojos a uno de tanto extraña.
Mabel Valdez: la cancion dice ♫ los cubanos y el resto de la humanidad ♫ .... nosotros decimos ♫ los sagueros y el resto de la humanidad ♫ ...mira que nos gusta nuestro pueblo...jajajajajaj
Maria Roman: ASI ES MABEL ESTAMOS ORGULLOSOS DE NUESTRA SAGUA
Sagua Viva: Sagua está en las venas, por eso afirmo y siempre afirmaré que está Viva y a ningún sagüero se le ocurriría decir lo contrario. No importa el tiempo, si es bueno o no, no importa que los sagüeros de hoy no sean como los de ayer, estoy segur...Ver más
Corazoncito Barrera: Viva sagua, hoy mañana y siempre ♥♥♥♥♥♥
Mabel Valdez: que VIVA !!!!!!!!!!!!!!...que rico es sewr saguero...jajajajja
Ariamnis Molina: Yo orgullosa de mi pueblo bello SAGUA LA GRANDE LA VILLA DEL HUNDOSO TE AMO CON TODO MI ♥♥♥
Gerardo Amaury Valle: i love sagua
Yuleimys Perez: bellisisiziiiiimaaaaaaaaa))ja,jaaaaaaaaa!!!!
Ernesto Salabert Castelao: sagua querida algun dia nos volveremos a ver
Odalys Diaz: mi sagua querida como estraño el parque tengo tantos recuerdos.



De Sagua la Grande han partido hombres y mujeres de todas las épocas, antes y después. Machín, Albarrán, ellos nunca olvidaron donde estaban sus raíces, cuál era la tierra que había servido para la arcilla que les dio forma. Tampoco lo han olvidado quienes hoy mismo viven alejados de Sagua la Grande por una razón o por otra. Los hay con carreras descollantes y los hay comunes, viviendo vidas comunes, sueños comunes, en todos los casos se sienten orgullosos de haber nacido en Sagua la Grande, vivan donde vivan. Para algunos regresar es una meta, otros lo hacen cada vez que pueden para oxigenar sus pulmones, otros no lo han hecho nunca más. Cargan sobre sus hombros mucho pasado, viven el presente de otros, sueñan con el futuro de otros. Todos son hijos de esta tierra y eso no lo perderán nunca, ni nadie será capaz de negárselo. Triste que el odio de algunos le haga renegar de su gente o de su tierra, doloroso que otros no encuentren sosiego, feliz de que existen quienes lograron sembrar y echar nuevas raíces, limpios de esa pugna que a veces los absorbe a todos, a los que se fueron y a los que se quedaron.

“ No soporto vivir fuera de mi país… Mis padres murieron en Cuba. Yo también moriré en mi tierra. Quien no ama el suelo donde nació no puede querer a nadie”.
Conrado Marrero. El Guajiro de Laberinto(Nació en Sagua la Grande 1911)
Quedar, seguir adelante en un empeño. Sagüeros atados a su tierra los hay en todos los rincones, esos que con infinidad de oportunidades han preferido quedarse y trascender desde este rinconcito de Cuba. Muchos viajan, hacen lo que deben hacer y regresan, porque Sagua tiene imán. Doctores en Ciencias, médicos, académicos, investigadores, artistas en todas las manifestaciones. Trascender desde Sagua no es fácil, a veces se convierte en tarea imposible, pero cuando se logra deja un sabor tan exquisito, que siempre supera cualquier otro. Quedaron muchos buscando esa luz al final del camino para poder tomar descanso y aun después del cansancio siguen andando seguros que podrán llegar. Quedaron muchos de bocas abiertas atados a los que se fueron, quedaron muchos de bocas cerradas envidiando a los que ya no están, quedaron muchos de mentes abiertas luchando por el mejoramiento humano, quedaron muchos de mentes cerradas muy temerosos del cambio. Quedaron los que tienen raíces profundas, los que dan sombra. Quedó el Villa, Roca, Pepe Núñez, Ismael Santos. Quedó el sagüero común, que trabaja y trabaja y trabaja, que aspira y respira, que ríe y que llora. Quedaron muchos más de los que se fueron y así Sagua la Grande ha mantenido su nombre, quedaron los que nunca han tenido miedo a decir una verdad dura, aún sin ser comprendidos, porque tenían razón. Quedaron aquellos que sabían que la tierra los necesitaba, que sabía que su gente los necesitaba, y mucho más, los que nunca miraron más allá porque en el más acá tenían tanto que hacer que sabía que el tiempo de una vida no les era suficiente.
¿Acaso los que se quedaron no sabían que tendrían apagones, escaseces, o que se enfrentarían a esos problemas cotidianos que deben enfrentarse para subsistir y desarrollarse? Muchos asumieron el riesgo conscientes y aún en los momentos de la más dura fatiga, se levantaron y siguieron. Están aquí, son los verdaderos tesoreros de la memoria histórica del pueblo, en ellos está depositado ese legado de mambises y rebeldes, de criollos y gallegos, de ricos y de pobres. Cargan sobre sus espaldas el pasado, el presente y el futuro de su tierra.
 
“Las campanas de Sagua no tienen rival, como no sean el timbre de los coches… estas campanas que no son precisamente las siempre lentas, solemnes, sonoras o Mojiles de Azorín, sino que suenan hondo como una cuerda de guitarra, atropelladas como en alarma; optimistas o fúnebres, netas a veces, a veces como si estuvieras gloriosamente rotas”
Jorge Mañach. “Sagua la máxima”

Los que se fueron y los que se quedaron son una misma cosa, son hijos de una misma tierra, son los dos brazos de un gran ser humano, son el coche y su caballo, las campanas y la Iglesia Parroquial. Dan lecturas diferentes del mismo libro original, pero nunca serán capaces de maltratar al libro.
Los que se fueron y los que se quedaron están ahora mismo aquí unidos en un mismo sentimiento y añorando estar juntos una vez más. ¿Por qué se fueron y por qué se quedaron? No importa el “por qué”, están y no están, pero viven y aman a esta tierra común.

Se utilizaron fragmentos de las entrevistas realizadas por Luís Báez en su texto: "Los que se fueron. Los que se quedaron" al periodista nacido en Sagua la Grande José Pardo Llada y al jugador de pelota Conrado Marrero, un sagüero que en estos momentos es el jugador de béisbol profesional más logebo del mundo.